Museos Vaticanos

Dentro del Estado de la Ciudad del Vaticano, para ser precisos en Viale Vaticano, se encuentra uno de los complejos de museos más grandes del mundo: estamos hablando de los Museos Vaticanos, 7 km de itinerarios de exhibición que preservan el inmenso patrimonio de las obras de arte. Arte coleccionado a lo largo de los siglos por los papas.

 
DESCRIPCIÓN

Dentro del Estado de la Ciudad del Vaticano, para ser precisos en Viale Vaticano, se encuentra uno de los complejos de museos más grandes del mundo: estamos hablando de los Museos Vaticanos, 7 km de itinerarios de exhibición que preservan el inmenso patrimonio de las obras de arte. Arte coleccionado a lo largo de los siglos por los papas.

Dentro del Estado de la Ciudad del Vaticano, para ser precisos en Viale Vaticano, se encuentra uno de los complejos de museos más grandes del mundo: estamos hablando de los Museos Vaticanos. Se extienden a lo largo de gran parte del gran patio de Belvedere y representan uno de los contenedores artísticos más prestigiosos del mundo, ya que conservan el inmenso patrimonio de obras de arte recopiladas a lo largo de los siglos por los Papas. Las grandes obras maestras se pueden admirar en los 7 km del recorrido de exhibición de los museos. Eentre ellos, la famosa Capilla Sixtina y las residencias papales pintadas al fresco de Miguel Ángel y Rafael.
Esquema histórico
Fundados por el Papa Julio II en 1506, los Museos Vaticanos abrieron sus puertas al público en 1771, a petición del Papa Clemente XIV. El complejo del museo surgió originalmente como una colección de escultura clásica. De hecho, los papas se consideraban herederos legítimos de la historia y la civilización romanas, cuyos monumentos, por lo tanto, debían conservarse respetando plenamente su valor. En 1506, el Cortile delle Statue, actual Patio Octagonal, fue sede del primer núcleo de obras clásicas de los Museos Vaticanos. Albergó una colección ejemplar de esculturas antiguas, creada por Julio II e incluyendo estatuas como el Apollo del Belvedere y el Grupo Laocoonte. En la segunda mitad del siglo XVIII, los papas Clemente XIV y Pío VI maduraron la decisión de crear un museo con una estructura articulada. La colección de antigüedades clásicas, por lo tanto, sufrió una transformación, pero el Patio se incluyó en el nuevo plan del museo, convirtiéndose en su punto de apoyo. Los cincuenta años transcurridos entre la Ilustración, la Revolución, el Imperio y la Restauración fueron especialmente decisivos. En virtud del descubrimiento de un gran número de hallazgos (gracias a las excavaciones realizadas en la región del Lacio) y las numerosas adquisiciones realizadas a los anticuarios y coleccionistas, las colecciones pontificias crecieron considerablemente.
A lo largo de los siglos siguientes, los Museos Vaticanos continuaron expandiéndose, hasta que alcanzaron la forma actual de su itinerario de exhibición: 13 museos en un gran complejo que consta de dos palacios del Vaticano.
Museos del Vaticano: ambientes y colecciones
Los museos
Cada año, millones de visitantes se agolpan en los pasillos de los museos, contemplando las obras, todas de majestuosa belleza. Entre los museos y colecciones del complejo encontramos, en primer lugar, la Pinacoteca del Vaticano. Inicialmente ubicada en el Apartamento Borgia, fue posteriormente transferida a un edificio dedicado a ella, por orden de Pío XI.
Este museo contiene obras maestras de pintores como Giotto, Leonardo, Michelangelo y Caravaggio. De gran valor es la moderna colección de arte religioso, que incluye obras de artistas famosos como Salvador Dalí, Francis Bacon, Marc Chagall, Giorgio De Chirico, Paul Gauguin, Henri Matisse y Vincent Van Gogh. Continúa con el Museo Pio Clementino, fundado por Clemente XIV en 1771 y ampliada luego por Pío VI.
Si originalmente albergaba una colección de obras antiguas y renacentistas, hoy en día el museo acoge, en su mayoría, esculturas griegas y romanas. Otras obras maestras del arte religioso, de diversos orígenes, se pueden admirar en el Museo Etnológico Misionero, cuya fundación, durante el mandato de Pío XI, se remonta a 1926. Para los amantes del antiguo Egipto, una visita al Museo Gregoriano Egipcio es una necesidad. Su vasta colección incluye papiros, momias, el famoso Libro de los Muertos y la Colección Grassi. Hallazgos etruscos, en cambio, se pueden observar en las 8 galerías del Museo Gregoriano Etrusco, fundado en 1836 por Gregorio XVI. El material expuesto consta de jarrones, sarcófagos, bronces y también incluye la famosa Colección Guglielmi. De gran importancia histórica es el Museo Chiaramonti, que toma el nombre de su fundador, el Papa Pío VII Chiaramonti. Consiste en una extensa galería arqueada, a cuyos lados encontramos esculturas, sarcófagos y frisos. El nuevo ala, el Braccio Nuovo, cuenta con la presencia de famosas estatuas como el Augusto di Prima Porta. El Museo Chiaramonti también incluye la Galería Lapidaria, que contiene la colección más grande del mundo de inscripciones y tabletas de piedra, con más de 3000. Sin embargo, está abierto al público solo para fines de estudio.
Los palacios vaticanos: las galerías
En las salas que se pueden visitar de los palacios del Vaticano, nos encontramos con otras galerías singulares, como la Galería de los Candelabros, la Galería de los Arazzi y la Galería de Mapas. En el caso de esta última, uno no puede dejar de impresionarse por la extraordinaria representación cartográfica de las regiones italianas, construida entre 1581 y 1583. En las paredes de la galería hay 40 mapas de las diferentes regiones de Italia, cada uno con sus respectivas ciudades importantes y con la representación, en el techo, de los principales eventos religiosos que tuvieron lugar en cada región.
Capillas y salas
También se pueden visitar algunas capillas, tales como la Capilla de Niccolina, la Capilla de Urbano VIII y, como no, la Capilla Sixtina. Construida entre 1475 y 1481, debe su nombre al papa Sixto IV. Su fama es mundial por dos razones: en primer lugar, es la sede del cónclave y otras ceremonias papales oficiales; en segundo lugar, la bóveda y la pared posterior, sobre el altar, están decoradas con frescos de Michelangelo Buonarroti, una de las obras maestras más famosas y célebres del mundo del arte occidental. El tour también incluye algunas salas como la Sala della Biga, la Sala Sobieski, la Sala dell’Immacolata, la Stanze di Raffaello o a Loggia di Raffaello.
Consejos útiles para visitar los museos del Vaticano
Se puede acceder fácilmente a los Museos Vaticanos desde las estaciones de metro Ottaviano y Cipro (línea A, dirección Battistini). Para completar el recorrido por el complejo del museo, puede agregar una visita a la Basílica de San Pedro y los Jardines del Vaticano, estos últimos ricos en joyas artísticas, fuentes y juegos de agua. Además, caminando por la Via della Conciliazione y un corto tramo del Tíber, es posible llegar al imponente Castillo de Sant’Angelo y luego, desde allí, cruzar el Tíber y ver el Palazzo-Oratorio dei Filippini.

HORARIO DE APERTURA

De lunes a sábado de 09:00 a 18:00 (última entrada a las 16:00 h).
Cada último domingo del mes (con la condición de que no coincida con el domingo de Pascua, 29 de junio, San Pedro y San Pablo, 25 de diciembre, día de Navidad y 26 de diciembre, día de San Esteban) de 09:00 a 14:00 (última entrada a las 12.30)
Entrada gratis
Cierres de 2018: Domingo (excepto el último domingo de cada mes), 1 y 6 de enero, 19 de marzo, 2 de abril, 1 de mayo, 29 de junio, 14 y 15 de agosto, 1 de noviembre, 8, 25 y 26 de diciembre
Los visitantes deben abandonar los pasillos 30 minutos antes del cierre del museo.
Para mas informacion
http://www.museivaticani.va/content/dam/museivaticani/pdf/utilities/calendario_musei.pdf

Disponible como único boleto

CÓMO LLEGAR

Consulte las paradas del Autobús Turístico Vatican & Rome en el mapa para encontrar la parada más cercana a la atracción que está interesado en visitar.
También puede consultar https://www.google.com/maps para obtener información sobre el transporte público.

Recuerde: con Omnia 72h tiene acceso a todos los medios de transporte público.

ATRACCIONES CERCANAS

Cilla Sixtina, Basilica de San Pedro