Carcer Tullianum

La prisión de Tulliano, también conocida como Carcere Mamertino, es la prisión más antigua de Roma, ubicada por su importancia histórica en el corazón de la ciudad, cerca de la Via Sacra nel Foro.
Con vistas al Foro Romano, durante más de 3.000 años ha sido uno de los tesoros arquitectónicos e históricos más preciados de la capital.

 
DESCRIPCIÓN

Historia y arquitectura de la prisión de Tullianum
La prisión de Tulliano, también conocida como Carcere Mamertino, es la prisión más antigua de Roma, ubicada por su importancia histórica en el corazón de la ciudad, cerca de la Via Sacra nel Foro. Con vistas al Foro Romano, durante más de 3.000 años ha sido uno de los tesoros arquitectónicos e históricos más preciados de la capital.
En la época republicana, vio los encarcelamientos de los principales enemigos y traidores del pueblo romano, así como de muchos prisioneros ilustres y figuras importantes relacionadas con los eventos cristianos de la antigua Roma.
El complejo se encuentra debajo de la Iglesia de San Giuseppe dei Falegnami, que data del siglo XVI, en una zona del Foro Romano históricamente dedicada a llevar a cabo actividades judiciales. La prisión de Tulliano fue construida durante el reinado del cuarto rey de Roma, Anco Marzio, conocido por haber reinado en la antigua Roma durante 25 años, antes de morir por causas naturales.
La etimología de su nombre, tullianum, aparentemente se deriva de tullus, que significa manantial de agua. Es un término indicativo, pues el monumento alberga una fuente.
Giugurta fue condenado a morir en estas aguas, como se desprende de numerosos escritos antiguos que describen la prisión de Tullianum como un lugar lúgubre y aterrador, erigido sobre una fuente de agua todavía activa.
El encarcelamiento, antes de la sentencia de muerte, podría ser largo y corto, dependiendo de la gravedad de los crímenes cometidos contra el Estado o el pueblo romano.
Entre los más famosos condenados a muerte en la prisión de Tullianum se encuentra Vercingetorix, Príncipe de Gallia, decapitado después de seis años de prisión. También los apóstoles San Pedro y San Pablo, encarcelados en la era neroniana, y los conspiradores de Lucius Sergio Catilina, senador y militante romano conocido por haber tratado de subvertir la oligarquía de la antigua República romana.
 

Historias de la tradición cristiana
La tradición cristiana relata el encarcelamiento de San Pedro con una increíble hazaña, según la cual el apóstol, mediante el uso de un palo, hizo que el agua saliera de los cimientos de las prisiones para bautizar a prisioneros y guardianes de la prisión.
Otra curiosa leyenda también cuenta que San Pedro, en el descenso hacia las celdas, cayó golpeando su cabeza contra el muro de piedra, dejando la huella de su cráneo en una roca, aún conservada y protegida por una malla de alambre.
Estos relatos, no confirmados por la historia, han dado lugar desde la antigüedad a una fuerte respuesta de los creyentes, haciendo que en el siglo VIII la prisión fuera la protagonista de una verdadera obra de cristianización, hecho que lo convirtió en un lugar de culto, con la construcción de la Iglesia de San Pedro y San Pablo en la cárcel y la creación de frescos y pinturas en la pared.
Así nació la Iglesia, derivada de la celda más baja del Tullianum. Aún hoy es un destino de peregrinación para los cristianos de todo el mundo.
Es precisamente en este trabajo de cristianización cuando la prisión de Tullianum comienza a llamarse también prisión de Mamertine, convirtiéndose en un punto de referencia para todos los creyentes y fortaleciendo aún más la rica historia de un edificio fuera de lo común.
 

Panorámica de la estructura arquitectónica de la prisión de Tullianum

La estructura arquitectónica de la prisión se caracteriza por la presencia de una serie de cuevas, excavadas en dos planos diferentes superpuestos uno sobre otro, cerca de las laderas del sur del Campidoglio.
El nivel más antiguo y profundo, el tullianum, es de origen arcaico y tiene una forma semicircular. Se obtuvo al cavar directamente dentro de los muros construidos para proteger el Capitolio.
El segundo piso, en cambio, llamado depósito de vehículos, se superpuso al primero en la era republicana, usándose como lugar de confinamiento para los prisioneros que esperaban para ser ejecutados.
Un tramo de escaleras permite el acceso a la parte más antigua de la estructura, mientras que una entrada probablemente construida alrededor del siglo II conduce a la sala de forma trapezoidal que caracteriza al carcelario, desbordada por espléndidas bóvedas de cañón que se levantan sobre paredes robustas construidas en toba volcánica.
La entrada principal fue probablemente por medio de una pequeña puerta que todavía está presente en el piso superior de la prisión. La trampilla de acceso, cubierta hoy por una reja de metal es de construcción reciente, así como el nivel del piso en el que se encuentra. De hecho, ambas se remontan al menos al siglo XVIII.
La fachada actualmente visible del edificio se remonta a la época imperial y cubre la más antigua, construida originalmente, como las paredes, mediante el uso de grandes bloques de roca magmática.
Desde el año 2000, durante diez años, la superintendencia de arqueología de la ciudad de Roma ha tratado en profundidad la remodelación de la estructura de la prisión de Tullianum, reabriendo el edificio al público solo en 2010, después de varias fases de estudio y análisis y varias Intervenciones de restauración.
La intención era ofrecer al público la oportunidad de observar de cerca los entornos de un edificio arquitectónico único, así como la posibilidad de contemplar de cerca los frescos y otros elementos simbólicos del culto de la Iglesia cristiana. Todavía se mantiene dentro de la prisión.

HORARIO DE APERTURA

Es posible visitar el sitio arqueológico de la prisión de Tullianum todos los días de lunes a domingo, en las siguientes franjas horarias:

8.30 – 16.30 (desde el último domingo de octubre hasta el último sábado de marzo)
8.30 – 18.30 (desde el último domingo de marzo hasta el 31 de agosto)
8.30 – 18.00 (del 1 al 30 de septiembre)
8.30 – 17.30 (del 1 de octubre al último sábado de octubre)

El precio de la visita es de 10 € por la entrada completa y de 5 € por la entrada reducida. La taquilla cierra una hora antes.

Durante la visita también es posible aprovechar un recorrido multimedia de aproximadamente una hora, que se lleva a cabo mediante tabletas, que ofrecen una vista exclusiva de interesantes reconstrucciones de los entornos originales, así como nociones e ideas relacionadas con los descubrimientos de las excavaciones arqueológicas.

CÓMO LLEGAR

La dirección del sitio arqueológico es: Clivo Argentario, 1, 00186 Roma.

Metro:
Líneas B y B1, parada Colosseo.

Autobús:
Bus n. 51 y n.85 parada Fori Imperiali / Campidoglio
Bus n. 715 y n. 716 parada Teatro Marcello

Tranvía:
N. 8, Parada Piazza Venezia (última parada)

ATRACCIONES CERCANAS

Coliseo, Foro Romano, colina Palatina

 

Porqué millones de viajeros nos han elegido

Opciones de pago

Trabajamos con STRIPE: una solución de pago que cumple totalmente con los estándares internacionales sobre protección de datos y se adhiere a los protocolos de seguridad de los circuitos de pago, globales y flexibles para los mercados.

 

Garantía de reembolso

Para asegurarnos de que está completamente satisfecho con su compra, le ofrecemos la posibilidad de devolución hasta 15 días después de la compra *

 

Companion App gratuita

Lleve siempre sus entradas, verifique y administre sus reservas y obtenga consejos para disfrutar de la ciudad como un auténtico romano.

 

Seguimiento de pedidos y pagos

En cada etapa del pago, podrá verificar lo que está a punto de pagar: sin costos ocultos, con cálculo claro y certificado SSL.

 

Verdaderos conocedores de Roma

Te contamos los barrios de Roma como solo un romano puede hacer.

 

Tarjeta exclusiva 48h

Omnia 48h es una tarjeta creada por Opera Romana Pellegrinaggi exclusivamente para nuestra web.